Todo lo que debes saber sobre el Wi-Fi de tu casa

Sabemos que tener una buena cobertura Wi-Fi en todos tus dispositivos es muy importante para ti. A continuación vamos a solucionarte las principales dudas que sueles preguntarnos. Esperamos que te sirva de ayuda.

La clave del Wi-Fi

La red Wi-Fi (SSID) que emite cualquier router viene de fábrica con un nombre predefinido (del tipo Orange-XXXX), y una contraseña. Ambos datos vienen anotados en la pegatina que está alojada en el propio router. Es importante que anotes esta contraseña porque será la que tendrás que introducir en cada uno de los dispositivos que quieras conectar a Internet.

Flybox E5180 etiquetaetiqueta next


Cambiar la clave del Wi-Fi

Si lo que quieres es cambiar la contraseña de tu Wi-Fi, puedes hacerlo de una forma sencilla aunque para eso es necesario que te conectes a la interfaz de configuración de tu router con el usuario de administración. Este usuario lo encontraras por normal general en la misma pegatina del router en la que aparece las claves del Wi-Fi.

  1. Para entrar a la administración de tu router debes hacerlo siempre a través de un navegador we en la siguiente url: http://192.168.1.1.
  2. Recuerda que para que el acceso funcione, el dispositivo desde el que accedas al navegador debe estar conectado al router a través de un cable Ethernet o a través de Wi-Fi.
  3. Una vez hayas cambiado la clave, y si tu dispositivo está conectado al Wi-Fi, debes saber que en este proceso se cortará la conexión entre ambos dispositivos.
  4. Finalmente deberás introducir la nueva clave en todos los dispositivos conectados al Wi-Fi.

Cambiar la clave en todos los routers de Orange

¿Qué es un canal Wi-Fi y cómo puedo cambiarlo en caso de ser necesario?

El router puede emitir la señal Wi-Fi a través de dos bandas de frecuencia: 2,4GHz y 5GHz. Estas bandas se dividen en varios canales de transmisión Wi-Fi que el router utiliza para servirte la señal. Los equipos (smartphones, tablets, PCs, etc.) más modernos pueden normalmente conectarse a ambas bandas 2,4GHz y 5GHz aunque los equipos más antiguos solo serán capaces de “ver” la banda de 2.4Ghz.

La banda de frecuencia de los 2,4 GHz se divide en 13 canales seleccionables en el router, aunque realmente sólo existen 3 que no se solapan (1, 6 y 11) y que por tanto son los recomendados y los que siempre se deberían elegir.  El router es capaz de elegir de forma automática el canal óptimo entre estos 3 canales en función de los usados por los routers vecinos cuando está en modo de selección de canal “auto”. La calidad de tu conexión puede depender mucho del canal que uses y de cómo de saturado esté dicho canal y los canales adyacentes. 

En el caso de 5GHz también se divide en canales y el router seleccionará el mejor en cada caso, aunque esta banda no está tan saturada por lo que las interferencias con los routers vecinos suelen ser menores. Además esta banda proporciona mucha mayor velocidad de conexión.

¿Cómo puedo cambiarlo?
Una de las formas más sencillas es hacerlo utilizando la app Mi livebox.  Puedes analizar las interferencias entre los canales en los que emite tu Wi-Fi y la de tus vecinos. Así con esta app, y tras realizar un test, el router cambiará de canal automáticamente en los casos en los que sea necesario, para optimizar la red inalámbrica.

Descarga Android Descarga iPhone Aprende a usar la app Mi Livebox

Reiniciar el router

Los routers no dejan de ser un mini ordenador con sistema operativo: su circuitería se calienta en verano, actualizan su firmware en remoto, etc. En líneas generales es aconsejable resetearlo de vez en cuando, para que en el caso del Wi-Fi el dispositivo vuelva a asignar otro canal de emisión cuando haya saturación en el canal de emisión anterior al reinicio. Con este gesto, el router buscará un canal "menos ocupado", y aumentará el ancho de banda disponible para nuestros dispositivos conectados de forma inalámbrica.

Dónde debo situar el Router

Colocar el router en un lugar estratégico es lo primero que debemos hacer para garantizar una buenas prestaciones de la red Wi-Fi. Es básico que no tenga obstáculos de salida y no esté colocado al lado del televisor. Preferentemente lo situaremos en un lugar centrado y alto del salón, porque la señal se irradia en 360 grados. Nunca lo situaremos el interior de muebles o estanterías cerradas. También es básico que el router no esté cerca de microondas, teléfonos inalámbricos y otros dispositivos que interfieran la señal.

La absorción de radiofrecuencias es un fenómeno que penaliza las prestaciones de una red Wi-Fi. Algunos materiales no interfieren en la señal inalámbrica, pero muchos otros las redirigen y distorsionan. Una pared absorberá la señal, pero en general, son los metales y los materiales densos los que más afectan a la calidad de la señal Wi-Fi. El agua, un elemento presente en el cuerpo humano en un alto porcentaje, es otro elemento que bloquea la señal Wi-Fi. Por ello, también la presencia de plantas y peceras en la misma habitación del router afectarán a las prestaciones de su red Wi-Fi.

Te sugerimos:
  • Coloca tu router en un lugar abierto y sin obstáculos.
  • Evita ponerlo detrás del televisor.
  • Evita ponerlo en espacios cerrados (por ejemplo en un cajón).

¿Mis vecinos generan interferencias en mi señal?

Sí, en ocasiones puede que la señal de tus vecinos esté ejerciendo interferencias en tu conexión Wi-Fi.

Te sugerimos:
  • Cambia el canal Wi-Fi, para evitar estas interferencias.
  • Utiliza la  app Mi livebox para optimizar tu configuración Wi-Fi.

¿Mis vecinos pueden robarme mi Wi-Fi?

Con los protocolos de seguridad antiguos (WEP) era muy sencillo que cualquier individuo con unos conocimientos básicos de redes informáticas tuviera acceso a nuestro router, y por tanto que utilizara nuestra conexión a internet sin nuestro consentimiento. A día de hoy, y gracias a los nuevos protocolos de seguridad como el WPA2-PSK, no es nada fácil que nos roben el Wi-Fi, sobre todo con la posibilidad de introducir claves muy largas. También tenemos la opción de emparejar nuestros dispositivos a través del botón WPS del router, un procedimiento seguro con clave de 8 dígitos, que por fuerza bruta (ataque consistente en probar combinaciones de contraseña aleatoriamente de forma automática) se tardaría en romper más de 6 años.

Apagar el WiFi del móvil ahorra mucha batería

Los avances en la fabricación de nuestros smartphones y las últimas versiones de los sistemas operativos más populares (fundamentalmente iOS y Android) han reducido drásticamente el consumo de batería de los móviles. El Wi-Fi consume muy poca batería cuando no está conectado a un router, y a cambio obtendremos el beneficio de mejorar la precisión de los servicios de posicionamiento y localización GPS de nuestro móvil.

Ojo si tienes un dispositivo antiguo conectado al Wifi

Existe la creencia, de que un móvil o cualquier otro dispositivo que tenga un Wi-Fi antiguo de la norma 802.11b baja la velocidad del resto de dispositivos conectados al mismo router con norma Wi-Fi n. Esta afirmación es verdadera. Así, el dispositivo con Wi-Fi antiguo va a ralentizar al resto de dispositivos de la red, y si el viejo dispositivo está en otra red próxima (por ejemplo del vecino), también nos ralentizará si se encuentra  en canales cercanos al nuestro (ejemplo: nuestro router emite por el canal 5 y el del vecino por el 6 o por el 4).
Si nuestros dispositivos son compatibles con la banda de 5GHz  sea tanto en Wi-Fi n como Wi-Fi ac (la mayoría de los comprados en los últimos años lo serán) es muy recomendable conectarse siempre a esa banda, con lo que estos problemas con los equipos antiguos desaparecen.  Otra opción si no tenemos ningún equipo muy antiguo que necesite conectar en 802.11b es que configuremos el router en modo “n” o “g+n” en lugar de “b+g+n” para la banda de 2,4Ghz mediante el interfaz web de usuario con lo que no permitirá la conexión de estos equipos antiguos que bajan la velocidad.

¿Te ha servido de ayuda? Al 81% de las personas esto les resultó útil
  • Compartir: